All for Joomla All for Webmasters

¿En qué tiempo te recuperas de un entrenamiento intenso? ¿De agotar tu cuerpo llevado al nivel de exigencia máximo? ¿Del dolor sufrido? ¿De una mala racha? ¿De un percance o una lesión?
El término resiliencia de acuerdo a la Real Academia Española, proviene del latín resiliens que significa saltar hacia atrás, rebotar, replegarse. Este término se adaptó a las ciencias sociales para señalar a personas que aun naciendo y viviendo en situaciones de alto riesgo, se desenvuelven psicológicamente sanos y exitosos (Rutter,1993).

El concepto resiliencia puede ser empleado en diversos campos de estudio, y en el entrenamiento personalizado no es la excepción. Este concepto se refiere por una parte, a la capacidad de proteger la integridad personal bajo presión y la capacidad de forjar un comportamiento positivo más allá de los sucesos arduos (Vanistendael, 1994). De acuerdo a Descartes, el cuerpo humano como máquina energizada por el mundo externo que actúa sobre ella, es por naturaleza resiliente, es decir, es capaz de enfrentar las adversidades y sobrepasar las dificultades y edificar sobre ellas (Melillo & Suárez, 2001) haciendo frente a los obstáculos de la vida, superándolos y transformándolos de manera positiva.

La resiliencia adaptada al ser humano, es la capacidad de prevalecer, crecer, ser fuerte y hasta triunfar a pesar de las adversidades (Salgado, 2005), adaptado este concepto al entrenamiento personalizado, se puede decir que es la capacidad física y mental del ser humano de construir una postura positiva a partir de la incomodidad y/o molestia temporal, por el esfuerzo realizado, que genera todo desarrollo de un programa de ejercicios, con diversos objetivos individuales y que pasa por continuas etapas de recuperación para alcanzar determinada metas tanto en lo físico como lo emocional.

Aunque el concepto resiliencia ha sido poco a poco incorporado en diversas áreas de estudio, en la psicología es donde ha sido más estudiada (Salgado, 2005) buscando fortalecer las debilidades de los individuos y construir a partir de una postura positiva, los objetivos y metas individuales, para ello, de acuerdo a Infante (2002), Luther y Cushing en el año 1999, describieron algunos métodos e instrumentos para medir la resiliencia, entre los métodos están: la medición de adversidad, medición de adaptación positiva y medición del proceso de resiliencia. En el entrenamiento personalizado el método que pudiera ser adecuado es el método de adaptación positiva basado en diferentes conductas o tipos de adaptación (Salgado, 2005).

El método de Luther y Cushing, integra puntajes de pruebas y escalas, además de opiniones de otras personas (Salgado, 2005), por ejemplo, una adaptación positiva en el entrenamiento personalizado se pudiera medir en función de los avances físicos en el tiempo (composición corporal, aumento de intensidad del ejercicio, etc.) y de los hábitos personales (control de ingesta de nutrientes, de alimentos, descansos, etc.), sin soslayar las opiniones del entrenador y compañeros de entrenamiento. Esto no quiere decir que sea la manera más efectiva de medir el grado de resiliencia de un individuo que esta en un programa de entrenamiento, pero sí, es una base para desarrollar un método de medición de la resiliencia con variables usadas en el área del fitness.

Castro et al. (2016), menciona que en el ámbito deportivo también se han realizado estudios, los cuales para medir la capacidad de resiliencia han considerado variables como: recuperación de un entrenamiento (considerado como periodo de adversidad para el deportista) y factores psicológicos en las lesiones deportivas (Zurita et al., 2014). Sin embargo; existe carencia de estudios que relacionan la resiliencia con la modalidad deportiva, el nivel competitivo y las lesiones deportivas (Castro et al.,2016).

Si bien la resiliencia no es un constructo fácil de medir, puede llegar a ser una variable muy importante a considerar en todo tipo de entrenamiento, desde un inicio si podemos medir el nivel de resiliencia de una persona, por un lado, poco a poco se puede ir avanzando de manera individual en los entrenamientos personalizados con la certeza de no programar rutinas fuera del alcance de los individuos y evitar lesiones que, si bien no se generan por la falta de capacidad de los entrenos, sí pueden generarse por no estar aplicadas en el tiempo adecuado de acuerdo a la adaptación al ejercicio que sus cuerpos han ido adquiriendo a lo largo del programa de entrenamiento.

Y por otro lado, la resiliencia no es una capacidad adquirida de nacimiento, sino una capacidad que puede desarrollarse hasta llegar a altos niveles (Young, 2014), medir esta variable desde un inicio permitirá potenciar factores que permitan superar situaciones adversas (Castro et al., 2016) ligadas al entrenamiento personal, considerando variables tanto cuantitativas como cualitativas, como: edad, género, experiencia deportiva o de entrenamiento, lesiones sufridas, opiniones y experiencias de cómo afrontar situaciones adversas, habilidades y capacidades individuales, entre otras.

En el entrenamiento personalizado a diferencia de las clases colectivas o grupales, se tiene la ventaja de una atención personalizada centrada en las necesidades y objetivos particulares, para que el entreno adquiera nuevas habilidades y técnicas en el desarrollo de un programa de entrenamiento y en los hábitos complementarios al mismo.

Desde un enfoque psicológico aplicado en este contexto, así como en el deporte en la actividad física y en el ejercicio, existe una constante interacción entre las personas y el medio ambiente (gimnasios, clubs deportivos, etc.) donde frecuentemente ocurren eventos o situaciones adversas; en este sentido, la resiliencia no esta ligada a la fortaleza o debilidad (Rutter, 1985) de los entrenos a determinado contexto, sino a
cómo ellos se ven afectados por los estímulos estresantes (cargas físicas, mismos programas de entrenamiento, etc.) y sus reacciones frente a estos estímulos (adaptación a esas cargas, respuestas al entrenamiento, etc.)

Es así como se puede concluir que lo anterior puede aportar bases que han sido utilizadas en otras disciplinas para ser implementadas en el entrenamiento personalizado en la generación de métodos de medición efectivos que ayuden a obtener información de los entrenos para continuar aportando bases científicas en pro de nuevos parámetros de medición….. y ¿tú? ¿Qué tan resiliente eres?

Por: Luling Preza Lagunes

luling100@gmail.com

Servicios: 

Entrenamiento personal Fitness y entrenamiento funcional (presencial y en línea)

Lic. en Administración con Maestría  en tecnología educativa por el ITESM MTY, Doctorada por el Colegio de Postgraduados enfocada en cultura Organizacional y procesos administrativos de las organizaciones, certificada en entrenamiento personalizado Fitness y entrenamiento funcional por CEDPRO. Soy una persona que gusta del sincretismo profesional entre la administración, la ciencia y el Fitness.

Referencias

*Castro, M., Chacón, R., Zurita, F., & Espejo, T.. (2016). Niveles de resiliencia en base a modalidad, nivel y lesiones deportivas. Dialnet, 29, 162-165. 2019.
Consultado el 05 de septiembre. Obtenido de: www.retos.org
*Infante, F.. (2002). La resiliencia como proceso: una revisión de la literatura reciente. En Melillo, A. & Suárez, N. Resiliencia, descubriendo las propias fortalezas. Buenos Aires: Paidós.
*Melillo, A, & Suárez, N.. (2001). Resiliencia, descubriendo las propias
fortalezas. Buenos Aires: Paidós.
*Rutter, M. (1985). Resilience in the face of adversity: protective factors and
resistance to psychia-tric disorder. British Journal of Psychiatry, 147, 598-611.
*Rutter, M. (1993). Resilience: Some conceptual considerations. Journal of
Adolescent Health, 14, 2019, septiembre 02. Obtenido de: Elsevier Base de
datos.
*Salgado, A.C. (2005). Métodos e instrumentos para medir la resiliencia: una
alternativa peruana. LIBERABIT. Lima (Perú), 11, 2019. Consultado el 29 de
agosto. Obtenido de Escuela Profesional de Psicología Base de datos.
*Vanistendael, S. (1995). Cómo crecer superando los percances: resiliencia
capitalizar las fuerzas del individuo. Ginebra, Suiza: International Catholic Child Bureau.
*Young, J.. (2014). La resiliencia del entrenador. Qué significa, por qué es
importante y cómo desarrollarla. . ITF Coaching and Sport science Review, 63(22), 10-12.

*Zurita, F.,Fernández, R., Cachón, J., Linares, D. & Pérez, A. J.. (2014). Aspectos psicosomáticos implicados en las lesiones deportivas. Cuaderno de Psicología del Deporte, 14 (2), 81-88.